Qué no decir a personas con el pelo afro

Qué no decir a personas con el pelo afro

Qué no decir a personas con el pelo afro

Sabes qué decir y qué no decir a personas con el pelo afro? ¿Te has planteado alguna vez si realmente hay cosas que se puedan decir o no? Hoy, en la vuelta a mis publicaciones después de un tiempo de parón, mis amigas te lo cuentan. He querido traerte este vídeo en el que seis mujeres -seis amigas- comentan qué piensan y sienten cuando les hacen determinados comentarios.

Qué no decir a personas con el pelo afro

Si eres una persona con el pelo afro, es más que posible que te veas reflejada. Seguro que te habrás visto en las mismas situaciones -o parecidas- a las que comentan ellas. Y seguro que se te han pasado por la cabeza mil cosas más que te han dicho y que no aparecen en el vídeo. Si faltan comentarios, es por falta de tiempo, porque creo que esto da para una película.

Si eres una persona blanca que alguna vez ha hecho estas preguntas, atiende. Tal vez con el vídeo de hoy te quede claro qué no decir a personas con el pelo afro.

Qué no decir a personas con el pelo afro

Aprovechando una escapadita a Madrid (bueno, a Alcorcón) para pasar un fin de semana con mis amigas, decidí grabar este vídeo. Me apetecía saber qué piensan otras mujeres con respecto a muchos de los comentarios que se nos suelen hacer sobre el pelo afro. Así que después de comer y entre risas, grabé a Marisol, Pao, Elene, Esther Mayoko, Asué y Mónica. Las preguntas que les hice son las siguientes:

  • ¿Tu pelo es así?
  • ¿Puedo tocarte el pelo?
  • ¿Te lo has cortado?
  • ¡Cuánto te ha crecido!
  • ¿Por qué eres tan susceptible con respecto a tu pelo?
  • ¿Cómo te lo lavas?
  • ¡Hoy vas a lo Rey León!
  • ¡11811!
  • ¿Por qué te enfadas tanto si te tocan el pelo?

La “metodología”, si podemos hablar de metodología (nah, ¡es broma!) fue poner a mis amigas por parejas. Les puse delante un cuenco en el que metí las preguntas en papeles chiquititos y doblados, de forma que ellas no sabían qué se iban a encontrar en los papelitos. Ellas fueron sacando los papelitos, desdoblándolos y respondiendo según les apetecía y estableciendo una conversación entre ellas.

La opinión de seis mujeres negras

Como verás, muchas de las respuestas se repiten. Eso es porque todas hemos pasado por lo mismo (me incluyo aunque yo no aparezco en el vídeo), y en muchos casos pensamos cosas parecidas… o complementarias.

Al final, como dicen algunas de mis amigas, se tiene un concepto de las personas negras con el pelo afro que es necesario normalizar. Muchas de estas preguntas (sobre todo las relacionadas con la textura, la apariencia y la higiene de nuestro cabello) son fruto de la marcianización a la que estamos sometidas las personas racializadas. Creo que esto conforma un grupo de preguntas. Las preguntas marcializadoras (si el término no existe, nos lo inventamos y santas pascuas).

En el otro grupo de preguntas, que más que preguntas, son en verdad comentarios, incluiríamos comentarios despectivos. Estos comentarios constituyen verdaderas faltas de respeto. Además entran dentro del racismo cotidiano, pero que la gente que las dice, como las dicen en clave de broma o de humor, no considera que sean comentarios racistas. Pero lo son. Esto tiene que ver, como comentan mis amigas, con los medios de comunicación. Por la representación que se hace en ellos de las personas negras. Y ahí tienes, por ejemplo, el haber tenido que aguantar que nos cantasen la canción del anuncio del número de información telefónica 11811.

Concluyendo

Espero que este vídeopost y las opiniones de mis amigas te ayuden a reflexionar sobre qué decir y qué no decir a las personas con pelo afro. Es un ejercicio de revisión interesante. Y, evidentemente, si alguna vez has hecho algún comentario de este tipo, tampoco se trata de que te sientas mal fatal y te estés autoflagelando. Simplemente, toma nota, aprende y, si alguien en tu entorno hace un comentario como los que has leído aquí o parecido, llámale la atención. Así contribuyes al cambio.

Hasta aquí el primer post de la nueva temporada del blog en el que hemos hablado sobre qué no decir a personas con el pelo afro. Espero que te haya gustado, que las reflexiones y comentarios de mis amigas te hayan arrancado una sonrisa. Y, si es así, como compartir es vivir, comparte este post, por favor y gracias.

Como siempre, si quieres decir algo al respecto, déjame tu opinión en la sección de comentarios.

Desirée Bela-Lobedde
Desirée Bela-Lobedde
Soy una mujer en la treintena, afrodescendiente, y nacida en Barcelona. Desde este blog pretendo ofrecer recursos para cuidar de la imagen personal, fundamentalmente sobre piel y cabello afro natural. También pretendo desmitificar la visión sesgada y negativa que se tiene sobre África compartiendo las crónicas a los eventos a los que asisto, relacionados con la cultura y la sociedad africanas.
  • Hola, guapa! Me alegro de leerte de nuevo.
    Sobre el tema del post, a mí no se me ocurre tocarle el pelo (afro, o no afro) a nadie con quien no tenga confianza, y que no me haya dado su permiso expreso. Muchas veces, no es maldad, es que lo diferente llama la atención, y el tacto da otra información complementaria.
    A mí me fascina vuestro pelo, me parece muy complejo y con mucha vida al mismo tiempo.
    Un abrazo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR