Había leído en el blog de Pilar que, en apoyo al pepino, había surgido una iniciativa por la que hoy lunes había que publicar una receta que contuviese pepino. Sin embargo el sábado llegó a mi bandeja de entrada un correo-e que me ha dejado atónita y me ha hecho cambiar de idea.

La noticia es la que transcribo literalmente:

Habiba es una joven madre de una niña de quince meses, a la que sigue amamantando. De origen marroquí y con unas circunstancias socioeconómicas adversas, hace cuatro meses aceptó vivir en una residencia para madres jóvenes de la Comunidad de Madrid, junto con su hija, con la esperanza de que así sería todo más sencillo.

Hace cuatro días y medio el Instituto Madrileño del Menor y la Familia (IMMF) decidió separar a la niña de la madre por no cumplir con los objetivos de una programa de psicoterapia y “habilidades maternales” que implica abandonar la lactancia materna a demanda y prolongada por considerarla “caótica” y “perjudicial para los niños y niñas”. Con estas consideraciones, todas carentes de base científica y legal, se obliga a las madres lactantes a tomar una medicación para que se le vaya retirando la leche.

Según la Asociación Española de Pediatría, la lactancia materna debe ser a demanda y puede prolongarse tanto como madre e hijo deseen. No se ha seguido procedimiento legal alguno para separar a esta madre de su hija, ni se ha permitido a la madre despedirse ni se le ha dicho a donde iría la niña, produciendo a ambas una grave indefensión. Habiba está con los pechos congestionados de leche, al borde de la mastitis, y con el corazón partido de dolor sin apenas dormir ni comer, angustiada por no poder estar junto a su hija. Esta madre ha sido valorada por una psicóloga y una psiquiatra y no presenta ningún indicio de enfermedad mental ni consumo de drogas ni nada que justificara ser víctima de semejante agresión.

A Habiba se le echó del centro a la calle en el mismo momento en el que se llevaron a su hija, diciéndole que ella ya no tenía plaza en ese lugar pues es un recurso para madres e hijos y ella ya no tiene hija. Una Fundación de ayuda humanitaria ha decidido amparar a esta madre dotándole de alojamiento y manutención, así como de apoyo jurídico.

Estamos profundamente consternados por el dolor de Habiba y nos duele imaginar en qué circunstancias estará la niña de 15 meses, separada de su madre, sometida a un destete abrupto, sin que probablemente nadie le haya explicado nada.

Consideramos el caso de Habiba y su hija como una gravísima violación de los Derechos Humanos y de los Derechos del Niño. El daño ya está hecho, pero si madre e hija se reúnen inmediatamente podrá ser reparado. Por todo ello os pedimos que escribáis urgentemente a la oficina del Defensor del Pueblo solicitando su rápida intervención y hagáis llegar vuestra protesta a la gerencia del Instituto Madrileño del Menor y la Familia, pidiéndole la inmediata entrega de la niña a su madre.

En cuanto este mail entró en mi inbox, y antes de que yo pudiera reaccionar, llegaron un par de mails que pedían la confirmación de la veracidad de la noticia, y se ha confirmado.

La doctora Ibone Olza, psiquiatra infantil, que ha atendido personalmente a Habiba, ha redactado esta carta, que fue publicada ayer domingo en el blog de El parto es nuestro:

Conocí a esta madre el miércoles pasado, a petición de la Fundación Raíces. Llevaba dos días sin ver a su niña y tenía los pechos congestionados. Emití un informe que se llevó al Juzgado de Guardia. El viernes le volví a atender. Ante la inmovilidad de los sucesivos juzgados de guardia para resolver la situación y la gravedad del caso, decidimos hacerlo público ayer. Por razones de seguridad de la madre, no podemos revelar su identidad, pero el Defensor del Pueblo tiene todos los datos.

Doy fe de la veracidad de la información. He hablado con una persona del IMMF encargada del caso, que me ha confirmado que se le ha retirado la custodia por cosas como “dar el pecho de forma caótica” y “negarse a suprimir la lactancia” y que también me ha asegurado que a los menores tutelados no se les puede amamantar en ningún caso. Cuando he expresado a esta persona la contradicción enorme que supone esa medida con el consejo que damos los profesionales sanitarios que animamos a las madres a alimentar a demanda y durante dos años como mínimo, se me ha respondido que “si permitiéramos a los niños en los centros que sus madres vinieran a darles el pecho se volverían locos”.

Habiba se sacó medio litro de leche en mi presencia la madrugada del viernes, y yo ayer hice lo único que pensé que podía hacer: ir por la mañana a llevar la leche al centro donde está su niña. En este centro nunca han recibido leche de madre, y si la aceptaron fue por mi insistencia de que no podíamos tirar algo tan precioso. No pude ver a la niña, pero insistí igual que hice en mi informe en que, como psiquiatra infantil que soy, sé que separar bruscamente a una niña de quince meses de su madre y llevarla a un centro donde no conoce a nadie, es hacerle un daño enorme. Expresé mi preocupación por la niña.

A Habiba de momento solo le van a permitir ver a su hija el próximo día 9, no sabemos durante cuánto tiempo. Es habitual que cuando a un niño pequeño se le interna en un centro del IMMF a sus padres solo se les permita visitarlo una hora a la semana, lo sé por otros casos que he atendido.

Estamos coordinando el apoyo a esta madre y sobre todo la asistencia jurídica, que esperamos dé fruto en las próximas 48 horas.

Habiba es una madre estupenda, os lo puedo asegurar.

Gracias por todo el apoyo recibido.

La verdad es que me deja bastante preocupada que, desde estos establecimientos la norma sea “o pasas por el aro, o a la puta calle“. Una cosa es que deban regir unas normas mínimas de convivencia; pero de ahí a que se obligue a las madres a criar a sus hijos de manera contraria a la voluntad de las madres me parece muy fuerte.

Y no quiero ponerme a pensar mal. No quiero pensar que se coacciona a las madres, amenazándolas para que acepten o las echan a la rue. No voy a pensar mal, porque no se hacen estas cosas. ¿O igual sí? Porque ahora que se ha destapado este caso, se empiezan a oír (más) voces que confirman que éste es el modus operandi de estos sitios. Me parece muy triste. Eso es lo que siento ahora mismo: tristeza por una madre y una hija a las que han separado así, sin más. Esa niña, que, con quince meses, lo único que sabe es que está lejos de su madre y no sabe por qué. Esto no debería quedar así.

Como ya sabéis, las redes sociales se apresuran a hacerse eco de todas estas situaciones, y en Facebook ya se ha creado un grupo de apoyo, y muchos blogs están también reproduciendo esta noticia, para darle visibilidad, e intentar que esta madre y esta hija vuelvan a estar juntas. Éste es mi pequeño grano de arena.

 

Desirée Bela-Lobedde
Desirée Bela-Lobedde
Soy una mujer en la treintena, afrodescendiente, y nacida en Barcelona. Desde este blog pretendo ofrecer recursos para cuidar de la imagen personal, fundamentalmente sobre piel y cabello afro natural. También pretendo desmitificar la visión sesgada y negativa que se tiene sobre África compartiendo las crónicas a los eventos a los que asisto, relacionados con la cultura y la sociedad africanas.
  • Que pena!, pero siempre fué y por lo que se ve aún es así, cuanto menos tienes menos te dan…

  • LA TETA REINA

    Yo todavía no doy crédito, nena.
    Esta noticia me ha dejado fatal.

    esperemos quenuestro granitos de arena sirvan de algo.

  • Pilar

    Entiendo que pases de pepinos, esto duele más y más dentro, espero que se pueda solventar de buen modo, porque no tiene explicación alguna.

    Un beso

    • NegraFlor

      Sí Pilar, hoy, para mí, era más importante hacerme eco del tema de Habiba que de los pepinos. La verdad es que no, esto no tiene ningún tipo de explicación. El IMMF ya ha hecho declaraciones desacreditando a la madre, y desmintiendo todo, claro está. A ver cómo se resuleve esto.

      Besos.

  • Yo desconocía cómo funcionaban los centros de acogida y me he quedado bastante sorprendida y consternada. Y más aún cuando parece que no es un caso aislado. Ojalá todo esto sirva para cambiar las cosas.

    • NegraFlor

      Ojalá, Mousikh. Ojalá la visibilidad que se le está dando a este caso ayude a muchas otras Habiba.

  • Maraina

    Madre mia! se me han puesto los pelos de punta! Como puede haber gente tan descorazonada!

    • NegraFlor

      Como escarpias, nena. Esto sí que es para que te tires al suelo y te hagas la muerta.

  • María

    Los centros de acogida tienen sus normas, pero aún así no son como se medio describe. Evidentemente falta información y dudo sinceramente que se la haya separado de su hija por ese único motivo. Habrá algo más, seguro.

  • Pingback: Habiba: el fin de la pesadilla | Diario de la Negra Flor()

  • Pingback: Hoy todas las madres de la blogosfera son Habiba | Una mirada al otro lado()

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR